1 ago. 2015

Estas famosas quedaron mal por exceso de botox! Pero tiene algo bueno: Combate la depresión!

El Botox. Aciertos y desaciertos. Pero tiene algo positivo.!!

El botox es una droga hecha de una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Las inyecciones de esta sustancia funcionan debilitando y paralizando determinados músculos o bloqueando algunos nervios. Sus efectos duran entre tres y cuatro meses.

Entre las famosas del mundo del espectáculo hollywoodense encontramos a Nicole Kidman
La actriz australiana confesó que ella hizo uso del botox, pero que se arrepintió porque no podía ni mover su frente, por lo que aseguró no lo volvería a recurrir a él. ¿Le crees o ya se habrá convertido en una adicta?


Ponerse la toxina boltulinica para verse mejor no es un privilegio de aquellas actrices entradas en anos. Sino miren el caso de Lindsay Lohan.
Lindsay Lohan. La ex “chica Disney” ha llevado una vida de excesos, que no sólo incluye alcohol, drogas y malas compañías, sino que para revertir un poco los daños ocasionados, se ha sometido a tratamientos que no le han ayudado mucho… Incluyendo el botox en exceso.




Otra que la verdad quedo destrozada, porque nada en exceso es bueno, es Melanie Grifith.
Sin duda existe una gran diferencia antes y después de que la actriz probara diversos tratamientos de belleza, entre ellos, esta toxina, claro, sin buenos resultados.






Pero no todas son malas noticias. Hay quienes quedan bien con este retoque minimamente invasivo. Pero la novedad es que un reciente estudio afirma que ponerse botox dsminuye la depresión crónica, basándose en la teoría de las emociones de Darwin.


Fue Charles Darwin y su colega William James los que en el siglo XIX plantearon una particular teoría de las emociones en la que las expresiones faciales podrían retroalimentar al cerebro, disparando estados emocionales. Si sonríes acabas por sentirte bien. Y si frunces el ceño acabas enfadado o triste.
Con ese punto de partida, investigadores estadounidenses quisieron comprobar si el Botox podría combatir la depresión. No, no se trata de inyectarlo en el cerebro, el mecanismo sigue los postulados de la teoría de Darwin: si impides que que el paciente frunza el entrecejo, manifestación típica del desánimo, al final consigues animarle. En la investigación se comprueba empíricamente una disminución de la depresión de un 47 por ciento.

Asi que si no le gusta su aspecto después de ponerse botox como les paso a estas famosas…no se preocupe…por lo menos no se va a deprimir.
@carolaursen